HUERTA URBANA

Puede resultar llamativo el nombre, hasta quizá coincida con alguna tienda de productos agrícolas en alguna ciudad o pueblo grande. Hemos querido coger este nombre por varios motivos: el primero para hablar de nuestra huerta pues, aunque estamos en la periferia,
seguimos en la ciudad, segundo porque es un proyecto que se está llevando a cabo por Cáritas parroquial IMG_20180729_103637en el que están integrados algunos de nuestro chavales, tercer motivo porque puede ser el tema de fin de carrera de uno de nuestros universitarios y cuarto… porque nos “da la gana”, es decir, que nos ha gustado el nombre.
Vamos a describir cada uno de los motivos, principalmente los tres primeros 😉
Ya el año pasado tenemos con nosotros a algunos chavales que terminaron la formación básica de agropecuaria en las misiones y que

 

a la vez que están estudiando otros cursos profesionales (unos auxiliar de clínica y otro informática e telecomunicaciones), este año se han echado la manta a la cabeza y son ellos los encargados de la huerta, aun contando con la ayuda de otros compañerosIMG_20180524_142532 en tareas como la siembra, preparación y manutención del cercado, ¡echar a las vacas cuando se cuelan! pues no siempre respetan las medidas de seguridad. IMG_20180517_142238Una de las primeras cosas ha sido reestructurar los espacios: se ha reducido el terreno de la huerta tradicional y se han creado nuevos espacios. Lo primero, esencialmente, por la dificultad del mantenimiento del perímetro vallado, lo segundo para tener los cultivos en un lugar más controlado y en un espacio que no estaba siendo muy aprovechado. En la fotoIMG_20180614_070243 se pueden ver los nuevos espacios, hemos aprovechado la parte superior de una cisterna del agua de lluvia, actualmente agrietada, que en algún momento se ha usado de jardín, pensamos que puede ser un buen espacio para tiempo de mucha lluvia y calor pues dispone de un buen drenaje, eso todavía es una teoría a demostrar.

Otro espacio nuevo o nueva modalidad de huerta es el huerto vertical, una experiencia totalmente nueva para nosotros, hemos buscado informaciones por varios sitios, especialmente internet… veremos a ver lo que sale. Esto está iniciando el proceso, hemos esperado que el terreno esté un poco seco para evitar se pudran rápidamente las cañas de bambú.

 

Podéis ver el montaje previo para organizar las cañas (todavía medio verdes) y la disposición real. Entre las novedades de los cultivos están los rábanos, que se están dando muy bien,

 

ya hemos empezado a consumirlos, las zanahorias, todavía bajo tierra y, aunque fuera de la huerta
propiamente dicha, un vivero de pinos piñoneros, quince días tardaron en empezar a germinar

 

los últimos 100 piñones plantados en latas, además de nuestra colección de aguacateros, que prácticamente están blindados a prueba de ganado vacuno. Luego están los cultivos tradicionales: tomate, lechuga, berzas, este último es la especialidad de la casa, alguna acelga, berenjenaIMG_20180817_091317 y el descubrimiento estrella: la calabaza, además de aprovechar tanto la hoja como el fruto es una planta que respetan las vacas, (por lo menos no se la comen, aunque pueden pisarla) es el único cultivo que está “fuera de las murallas”.
Con la llegada del nuevo párroco y traslado de la sede y templo parroquial a una nueva ubicación, ya fuera de nuestro recinto, hemos tenido bastantes cambios tanto en el Centro como en la vida y actividades de nuestra parroquia S. Pedro Claver.

 

Debido a su interés por la situación social del entorno y de atendimiento a las personas con pocos recursos económicos ha puesto en funcionamiento Cáritas parroquial que tiene, entre otras actividades, el proyecto de “huertas urbanas”, que cuenta con la ayuda de financiación italiana. Se ofreció, principalmente a jóvenes de la parroquia la oportunidad de inserirse en este proyecto en el
que además de asesoramiento y seguimiento de un ingeniero agrónomo con bastantes años de trabajo en Mozambique, se entregan simientes y materiales para el cultivo: rastrillo y regadera. La idea básica es hacer que un pequeño terreno pueda ser lo más productivo de forma que ayude a la mejora de la alimentación de la familia e incluso para obtener recursos
financieros con la venta de los productos.
Ya contamos con los primeros chavales del Lar S. Jerónimo licenciados en la universidad,

el primero ha sido en enfermería, que dispuso durante algún tiempo de una beca ofrecida por una empresa española, otro se graduará en breve en Ciencias de la Información y un tercero el año que viene, quien piensa preparar su proyecto de fin de carrera sobre huertas urbanas, sus estudios: Planificación urbana, distrital y provincial. Le deseamos salga todo bien. La idea y el material para prepararlo está, falta la elaboración, defensa y un buen resultado.
En breve esperamos poder contaros otras novedades.IMG_20180617_095620

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s